El esposo y dos hijos.

Una madre que le C0RTÓ la garganta a dos de sus trillizos de cinco años, pero antes le propinó varias PUÑAL4D4S a su marido hasta quitarle la vida, ha sido arrestada en Rusia.

La mujer de 37 años, fue identificada como Yekaterina L, y se fue al cine a ver una película después de quitarle la vida a su esposo Denis L., de 40 años, y a dos de sus tres hijos.

El hombre y los niños fueron encontrados en el apartamento de la familia en Vladivostok, una importante ciudad portuaria del Pacífico en Rusia, el jueves pasado.

Los testigos dicen que el cuerpo sin vida del hombre, envuelto en bolsas de basura, estaba tirado en el piso de la cocina junto a una bolsa de deporte, relleno con los cuerpos de los niños.

La madre escribió una nota en la que confesó los hechos y la dejó sobre la mesa. Más tarde, la policía arrestó a Yekaterina, que estaba en un cine local viendo una película.

Los detectives dijeron que Yekaterina y su esposo habían estado bebiendo poco antes del hecho, y ella lo había acusado de engañarla.

En respuesta, Denis anunció que se divorciaría de Yekaterina y tomaría la custodia de sus trillizos.

Esto enfureció a la mujer, quien agarró un cuchillo de cocina y le propinó varias PUÑAL4D4S repetidamente, dijeron los investigadores.

Después de eso, le fue encima a su hija Viktoria y a su hijo Dmitry de cinco años, quienes presenciaron lo que le sucedió a su padre.

Según la prensa local, la madre AT4CÓ a sus hijos con una fuerza tan grande, que estuvo a punto de C0RT4RLES por completo sus cabezas, quedando sus cabecitas prácticamente colgando de la piel.

El tercer niño de los tres trillizos, escapó al suceso, porque estaba en un jardín de infancia en ese momento. La policía dijo que la madre fue al cine poco después de limpiar el piso de S4NGRE de sus hijos y esposo.

Los familiares fallecidos fueron encontrados por su familiar que vino a visitarlos. Desde entonces, la policía ha iniciado una investigación contra Yekaterina, que será evaluada psicológicamente en los próximos días.

Yekaterina enfrenta una sentencia de cadena perpetua si se la encuentra cuerda y es declarada culpable. De lo contrario, será sometida a tratamiento obligatorio en un centro psiquiátrico.