De un puente.

De nuevo la historia se repite, en donde una mujer se lanza con su hijo al vacío, perdiendo la vida los dos al instante. El hecho ocurrió en el Puente de la Vida en el sector de Ibagué en Colombia.

La joven respondía al nombre de María Alejandra Suárez de 28 años y su hijo Jhon Alejandro Villafañe, de 5 años de edad.

María Alejandra Suárez vivía en Palmira, del Valle del Cauca, y el día anterior abordó un bus de transporte intermunicipal inicialmente con destino a Cajamarca, supuestamente para encontrarse con el padre del pequeño.

Julio César Morales, quien era el chofer de la guagua que la transportó comentó que la mujer le dijo que se iba a quedar en el Puente de la Vida, pero le aclaró que el puente está en Ibagué y no en Cajamarca.

“Me dijo que el ex esposo la había citado en ese lugar para entregarle unos documentos. Yo la dejé en Boquerón en un restaurante porque me dijo que el niño quería comer algo. Al indicarle que llamara a la persona con la que se iba a encontrar, me dijo que se le había descargado el celular y no se sabía el número”.

Testigos indicaron que su triste decisión podría ser por la dura situación económica que estaba atravesando, ya que desde hace meses no conseguía trabajo.

Sin embargo, su hermana desmintió dicha eso e indicó que Alejandra no tenía ningún tipo de problema y que el padre del menor tampoco vivía en Cajamarca a donde ella había dicho que iba.

“Ella nunca mostró signos de depresión, no estaba mal en sentido económico, no estaba pasando por problemas sentimentales porque no tenía pareja y tampoco en ningún momento mostró actitudes de una persona SUIC1D4, estamos sorprendidos porque no tenemos idea porque lo hizo, ya que no dejó una carta, nada”, dijo la hermana.

Un soldado vio cuando la mujer se lanzó del puente, soltó todo y corrió para intentar hacer algo. Su intento fue completamente vano, y por ello tuvo que recibir ayuda psicológica para reponerse.

“Ella hizo dos a tres intentos y luego se lanzó. Cuando la vi en el aire inmediatamente corrí hacia ella. El niño estaba aferrado de la baranda y al último momento se agarró con fuerza, pero ella lo haló con fuerzas y lo desprendió”.

“Los dos cayeron agarrados de la mano, corrí hacia abajo y cuando llegué ya no se podía hacer nada”, relató el soldado en un video publicado en la redes.