De un Hotel.

Un hecho lamentable sucedió en Sao Paulo, Brasil, donde un hombre decidió lanzarse del piso número 17 del hotel San Raphael de esa ciudad junto con su hija de 6 años.

Han sido las propias autoridades brasileñas las que han confirmado el hecho y se trata de un hombre de nacionalidad española de 53 años. Todo parece indicar que los dos estaban alojados en el hotel.

El hombre tendría una orden de búsqueda dictada por la Interpol. No se ha hecho público cuales son los cargos por los que tendría una orden de detención en su contra.

Por el momento las autoridades han preferido no revelar la identidad del padre y la hija.

Cuando las autoridades revisaron la habitación en la cual se estaban quedando, las autoridades encontraron una carta escrita a mano que revelaría los motivos para cometer el hecho. Aquí tenemos una foto de la carta original.

En el mensaje, habla de la vida como de una manera muy triste como un prófugo internacional, sin trabajo, sin dinero y sin amigos.

En la carta, dirigida a una probable pareja, el hombre se queja de una relación fracasada y de engaños, algo que, según su testimonio escrito, le llevó a quitarse la vida junto a Catita, que sería el nombre de la pequeña.

“Pero no toda la culpa es tuya. Yo también soy culpable de esta situación a la que hemos llegado. Soy un don nadie, un perfecto estúpido y un confiado que no supo ver a una falsa que usó ‘el amor’ para lograr sus fines egoístas.”

“Por eso está bien que yo pierda mi vida, pero tú vas a pasar lo inimaginable”, dice la carta que tiene la Policía en su poder.

Las autoridades está tratando de descubrir detalles en la carta, de por qué él estaría fugitivo y si era realmente un prófugo internacional de Interpol.

El hombre añadió: “Los últimos días han sido muy felices para mi y mi niña”.

En la carta, el hombre explica que le quitó la vida a su hija porque no tenía a nadie con quien dejarla, lo que no hubiera ocurrido si estuviese en España, al lado de su familia.

«Quiero que el hotel me disculpe por el perjuicio este hecho le pueda causar. La verdad es que los últimos días han sido muy felices para nosotros dos». La carta termina con un corazón dibujado.

Ninguna persona conocida del padre o la niña estaba en el lugar de los hechos ni hay informaciones sobre quién sería la madre de la niña.